2

Corazón con aujeritos

Venía pensando algunos temas, algunas cosas que contar en mi próxima entrada, pero hace un rato una noticia me dio pie para escribir esto. Mi primer acercamiento al mundo blog, fue a través de ella, de @estaquetepario. La leí y sentí que era yo misma la que estaba escribiendo esas palabras. Hoy publicó su último post (que podés leer acá http://estaquetepario.com/2014/04/28/final-abierto/) y se me llenó de agujeritos el corazón. Me siento así como que me falta algo. @estaquetepario brindo por un nuevo comienzo y un final abierto con muchas cosas lindas…

0

Eso que creés que nunca te va a pasar

Cómo puede ocurrirte a vos si te pasás el día entero (o casi) con ellos. Si sabés a que hora comieron, cuantos pañales les cambiaste (o la versión del mayor cuantas veces fue al baño), que juguetes usaron.
Cómo te puede pasar a vos, si desarrollaste ojos en la espalda, manos extras y un súper oído infalible.
Y aún así te pasa. Y te sentís la peor madre del mundo, así como me siento yo.
El sábado se me quemó la pequeña con el agua caliente para el mate. Fueron dos segundos que bastaron para dejarle tremenda quemadura en todo el tobillo derecho. Escucharla llorar es de las peores cosas que escuché, te desgarra por dentro, se te clava en el cerebro y la escucho a cada rato. Me siento culpable, muy culpable.
No me sentí así el año pasado cuando con tres meses la tuvimos que internar con bronquiolitis. Asimilé que era un cuadro que se había complicado y era mejor tenerla observada. Iba a estar mejor lejos de casa.
Pero hoy, cuando el cirujano me dice “injerto”, “anestesia general” “curaciones”, todo me da vueltas y en lo único que pienso es en esos dos segundos en que me descuidé, en el que cerré los ojos extras y se tiró el termo del mate, justo ese día que el agua se me había hervido.
Querida Sofy, no te puedo explicar con palabras lo mal que me siento, cada vez que te curan y te cruzan dos grandotas lágrimas por esos cachetotes tuyos no puedo evitar pensar que estás ahí por mi culpa, por mi descuido.
Y si te queda alguna secuela? Y si resulta que este pequeño, por suerte, accidente doméstico termina siendo más grande?
En unos días tendremos un panorama más claro de como evoluciona la quemadura, mientras tanto trato de sacarme de la cabeza la imagen de mi pequeña rodeada de doctores…

0

Lidiando con los berrinches

Ya a esta altura del partido no sé como llamarlos. Al fin y al cabo, no me importa. Lo único que quiero es saber como resolverlos, o por lo menos, como superarlos sin morir en el intento.

Desde hace algunos meses #elmayor estrenó la etapa de los berrinches/caprichos/ataques/escenas y varios etcéteras más, coincidiendo con el crecimiento de su querida hermana, #lamenor.

Es decir que a su pequeña mente de dos años y medio, de hasta hace poco hijo único, no sólo le intentamos poner límites, sino que encima unpequeñoserdemandantedeatención le vino a quitar la madre. Y también el protagonismo.

Sería injusto con #elmayor si digo que me hace renegar todo el día. Pero sería injusta conmigo misma si digo que nadamos en algodones rosas.

Como todo, tenemos días más fáciles y otros no tanto.

berrinche004

Pero ultimamente se me hace cuesta arriba cada vez que #elmayor planta bandera y se transforma. No sé como manejarlo, como convencerlo, como negociar, como pasar el mal rato.

Y lo que es más triste, pierdo la paciencia más rápido y la situación se vuelve un espiral de gritos sin fin.

En esos momentos me gustaría huir, o tener a mano mil herramientas para salir todos bien parados de la situación.

Soy conciente que el período de los dos años no son fáciles para los chicos, y que es responsabilidad nuestra, de los padres, ayudarlos a transitar esta etapa de cambios y adaptaciones de la mejor manera posible. A veces me sale, pero otras tantas me quedo a mitad de camino.

Y pienso si en otras casas pasará lo mismo, cómo resolverán mis amigas estos episodios? Cómo superaremos este intermitente tire y afloje?