6

Duda existencial

Desde que escribí el post la semana pasada que esta idea me está dando vueltas en la cabeza.

De hecho, después de hacer el horario que me propuse y de CASI cumplirlo a la perfección, me siento culpable.

La cosa es que, en mi planificación semanal, me dejé las mañanas para mi. Es decir, el lunes dice BLOG e INSTAGRAM. Lo que vendría a ser en la práctica, sentarme a escribir, sacar fotos para jugar al #colorsolopami o practicar con la cámara de fotos.

Los martes, por ejemplo, dice PROYECTOS DIY!!! Ehhh no es que me crea una grosa de las manualidades, nonó, pero es que hay algunas cosas que quiero ir haciendo para ponerle onda a mi casa y por esto mismo de estar siempre a los corridas termino postergando.

Entonces acá me agarra un sentimiento de culpa. Esa sensación de que teniendo 35 años, dos hijos, un marido, una casa y muuuchas cuentas que pagar, debería estar #trabajandodesolasol.

Y me siento culpable y pienso que algo estoy haciendo mal, si con el bendito horario la semana pasada ordené/limpié toda mi casa, preparé las clases para el colegio y tuve BASTANTE tiempo para hacer las cosas que me gusta.

Tengo en la cabeza la imagen de que DEBERÍA estar trabajando más, llegar agotada a la noche, con ojeras y dolor de piernas!!!

Llego canasada, obvio, pero con la sensación de haber hecho durante el día cosas que me hacen bien!

Por qué entonces me siento mal? Por qué tengo esa sensación de que mi rutina debería ser distinta?

Si hay alguien del otro lado que me quiera tirar una soga, cagarme a pedo en cualquier idioma o tirarme buena onda, serán bienvenidos sus aportes 🙂

0

Orden en la sala!

Necesito orden! Y lo necesito YA!

Y no me refiero SÓLO  al orden de mi casa, no no! Me refiero básicamente a que esta vida que tengo, no puede seguir así.

Visto y considerando que no puedo hacer que el día tenga más horas, que no tengo el don de estar en dos lugares al mismo tiempo y que aún no me crecieron brazos extras, debo hacer algo para ordenar las #multitareas de las que soy responsable (algunas voluntarias y otras #porquenomequedaotra). Y también quiero dedicarle tiempo a mi microemprendimiento recién en los comienzos bieenn iniciales y venir por acá más seguido, entre varias cosas más.

He tomado firmemente la decisión de volver a lo ordenada que era previo a ser madre. Podría decir, a mi época de estudiante.

En ese momento tenía un cronograma mental muy bien aceitado de a que hora le correspondía cada cosa. Básicamente, dos o tres tareas sencillas del tipo lavar los platos o poner el lavarropas, en los pocos minutos en los que levantaba el traste de la silla y sacaba los ojos de los libros.

Claro, eran otros tiempos. Las responsabilidades eran otras y a pesar de trabajar mi tiempo era mío y relativamente hacía con el lo que quería.

Sin embargo, junto con la maternidad, mi tiempo y muuchas otras cosas dejaron de ser mías para ser de mis hijos (también de mi trabajo, mi casa, mi #cuasimarido, los perros y varios etcéteras más).

Pero por mi salud mental y sobretodo, por el bienestar de mis hijos necesito buscarle un orden a este caos y debe ser cuanto antes.

Estuve pensando y hasta ahora la forma que me parece puede funcionar es hacer una lista de las 114.220 cosas que TENGO Y QUIERO HACER, y asignarles un día y horario en la semana. ME PARECE, que de esta forma libero un poco el caos mental y sobre todo ME OBLIGO a hacer lo que me toca hacer en ese momento y no pretender hacer 4 cosas simultaneamente.

(nótese primera experiencia con la cámara de fotos…)

Estoy armando el horario para esta semana… Veremos si SAN AGENDA se pone de mi lado y esto empieza a resultar…